Hoy se convierten en héroes

IMAGEN-15772357-2

El domingo pasado nos enfrentábamos a nuestro clásico rival en Armenia por la vuelta de los cuartos de final de la Liga Águila I. Como manda nuestra historia logramos la clasificación  con un terrible sufrimiento, creo que no me equivoco al afirmar que en Ibagué miles estuvieron a punto del infarto, pero con un esfuerzo impresionante de los jugadores y cuerpo técnico nos aseguramos una plaza en las semifinales del torneo. El rival y horario fue confirmado, empezó la interminable espera, el rival, Deportivo Independiente Medellín, partido de ida en Techo el miércoles y la vuelta el domingo en el Atanasio.

A partir del momento en que el señor Wilmar Roldan daba el pitazo final en Armenia y celebrábamos todos los hinchas Pijaos a rabiar, empezaban los nervios de la semifinal. El tiempo por supuesto no quiso ayudar mucho y por el contrario decidió volverse más lento que de costumbre, el trabajo, el estudio, las preocupaciones, los logros, todo, absolutamente todo pasó a un lado, lo único que tenía espacio en mi mente tiene que ver con el equipo de mi amores, no pude pensar en nada más. Hoy por fin es miércoles, pero al contrario de lo que pensé, hoy el día no pinta para nada bien, ¿Por qué? Porque hasta ahora son las 12m y falta una eternidad para poder volver a ver al campeón, al campeón de mi corazón.

Y es que esta carta está dirigida hacia ustedes jugadores, hacia ustedes cuerpo técnico, que tal vez no entiendan la responsabilidad que hay sobre sus espaldas. Ustedes no son simplemente jugadores de futbol, o directores técnicos o preparadores físicos, ustedes son mucho mas que eso, son héroes para muchos niños, ídolos para muchos otros, ustedes son capaces de generar alegrías que ni novias ni esposas podrán lograr nunca hacerlo. Ustedes, señores, considérense unos afortunados de la vida, porque cuánto daríamos nosotros, los que estamos del otro lado, los que estamos en la tribuna por poder representar estos colores Vinotinto y Oro. Pero no podemos, porque los talentosos son ustedes, nosotros nos tenemos que conformar con apretar puño en la tribuna y esperar que las cosas en las cancha se den. Incluso, hay quienes nos creemos técnicos y como tolimense que se respete, somos testarudos y tercos, y desde la tribuna intentamos darle consejos al profe Gamero.

Pero así como somos tercos, me resisto a pensar que no vamos a estar en la final. Soy terco y al ver tan cerca la segunda estrella, con el perdón de ustedes, ¡me encapriché! Y eso por supuesto también es culpa de ustedes así que debo agradecerles por alimentar el amor que tengo por esta camiseta, porque sé que no es fácil y que si estamos en la semifinal del balompié colombiano, es gracias a ustedes, al cuerpo técnico y cómo no, a Gabriel Camargo.

Ustedes, once hombres dentro de una cancha, cinco más en el banco de suplentes, acompañados por un cuerpo técnico, son nuestra escapatoria de la realidad. Con ustedes al menos una vez a la semana tenemos noventa minutos en donde no importa nada más, si hay victoria se borran todos los problemas que arrastrábamos y si hay derrota nos dan más ganas de volverlos a ver, porque estamos enfermos, enfermos de amor y perdón por la insistencia, pero eso, también es culpa de ustedes.

A lo largo del escrito los he culpado de muchas cosas, por eso les decía que tal vez no entiendan la magnitud de la situación, ustedes están a 180 minutos de entrar a la historia y me refiero a los libros, porque en la historia de nuestros corazones ya están instalados. Porque lo que han hecho hasta ahora nos dice que son merecedores de portar los colores Vinotinto y Oro sobre su piel, de portar nuestro escudo en sus corazones.

Y es que cuánto daríamos por ser ustedes, cuánto daríamos por ser Joel Silva y atajar con alma todo lo venga en nuestra dirección. Cuánto daríamos por recorrer las bandas laterales como pueden hacerlo Delgado y Banguero, hombre, y cuántos de nosotros nos imaginamos talar el tobillo del 9 contrario como lo pueden hacer Quiñones y Valencia. Cada vez que estamos en Calambeo en Gol5 jugando con nuestros amigos, cierro los ojos y me imagino tener la capacidad de recuperación y liderazgo de Wilmar Barrios, o la personalidad de Avimiled Rivas. Ni hablar del talento de Jonathan Estrada, señor, le pregunto a usted, ¿Sabe cuantos niños en Ibagué se están peleando por ser usted, por ser el 10 del Tolima? ¿Sabe cuántos otros intentan simular las jugadas de fantasía que hace dentro del campo de juego? Ibargüen, papá, usted tiene algo que no tiene ninguno en este plantel y eso es picardía, atrevimiento y una gambeta que nos deja locos siempre. Usted lleva las banderas de Becerra, Quintero y Chará. Es hora de hablar de quien más ha sorprendido este semestre, Marco Pérez, se consolidó como parte fundamental en el equipo y sus goles son los que nos tienen en esta instancia, no afloje Marco. Uruguayo, Acuña, que cuando uno menciona la palabra sacrificio, pensamos en usted, no se canse de correr, cabecear y luchar contra los centrales contrarios, que por supuesto más grandes que usted si son, pero no tienen algo que usted si, un corazón del tamaño del Manuel Murillo Toro.

Pero pilas que esto no acaba acá, porque no podía irme y dejarles este mensaje sin mencionar a los mal llamados sustitutos, Mahecha, como gritan en argentina ¡HUEVO, HUEVO, HUEVO!, Isaac, nos llegó como anillo al dedo, no sabe cuánto me alegra saber que un tipo perseverante como usted este por fin dándonos alegrías con cada gol agónico que marca. Albornoz, usted es un muchacho con mucho futuro, si le toca entrar hoy, hágalo con cuchillos en los dientes, dejando el alma en cada pelota. Bonilla, si se dan las cosas y se encuentra en el campo de juego, ya sabe, ¡PUM Y PARA ARRIBA!, eso si, no se olvide de pegar, pegar y pegar. Del banco de suplentes me falta uno, para mí el más especial, don Janer Serpa, porque sé que lo vive como nosotros en la tribuna, su sufrimiento en el banquillo, es el sufrimiento de nosotros en la tribuna, espero que al leer estas letras se sienta identificado y cuente con mi permiso si tiene que meterle un jalón de orejas a alguno que este medio dormido.

Para finalizar unas palabras para Alberto Gamero y su cuerpo técnico, agradecimiento es la primera palabra que se me viene a la mente,  ustedes nos han devuelto la gloria, el sabor de la victoria, el sufrimiento de una victoria y por eso siempre estaremos agradecidos, porque han sido ustedes, los pilares de esta nueva era del Deportes Tolima, gracias.

USTEDES A PARTIR DEL MOMENTO SE CONVIERTEN EN SOLDADOS, PERO NO SE PREOCUPEN, NO SON SOLO ONCE, SOMOS MILES DE SOLDADOS, QUE JUNTOS GANAREMOS ESTA GUERRA. POR HOY, PONGANSE EN NUESTROS ZAPATOS, COMO NOSOTROS TANTAS VECES NOS HEMOS PUESTO EN LOS SUYOS. ¡DEJEN EL ALMA POR ESTA BANDERA, POR ESTOS COLORES, POR SUS FAMILIAS, POR NOSOTROS, JUEGUENSE LA VIDA EN CADA PELOTA, VIEJO, Y NO SE PREOCUPEN SI LAS PIERNAS NO DAN MAS, SI EL CUERPO NO RESPONDE, SI NO SALEN LAS COSAS, PORQUE EN ESE PRECISO INSTANTE, VAMOS A ESTAR NOSOTROS!

¡SEAN HEROES HOY, ESTA NOCHE A MATAR O MORIR, PERO MORIR DE PIE, VAMOS TOLIMA CARAJO!

Una carta, unos pensamientos de un simple hincha, que les aseguro se multiplica por miles que sienten lo mismo, vamos todos para el mismo lado, suerte, éxitos, los queremos mucho.

Juan Pablo Schwitzer Varela.

Twitter: @Jpstolima

¿Qué nos deja el 2014?

Deportes Tolima Campeon 2014

Termina el año y es hora de hacer el tradicional resumen de lo que fue la temporada para el Deportes Tolima. El 2014 fue especial para el Vinotinto y Oro: muchos refuerzos, cambio de cuerpo técnico, dos títulos y celebración de los 60 años del club. En el 2015 nuestro equipo jugará la Copa Sudamericana.

El año empezó con el título en el Campeonato Postobon sub20 en enero. Gran labor la del técnico Fabio Martínez y su equipo en el que se destacaron Wilfrido de la Rosa, Gustavo Cañizales, Wilmar Barrios y Frank Lozano, entre otros.

Por otro lado, el equipo principal dirigido por Carlos Castro, se reforzaba con nombres como Yesus Cabrera, Jhonny Cano, Luis Estacio, Freddy Machado.

Lo del primer semestre del año fue lo peor que ha hecho el Deportes Tolima en mucho tiempo. La indisciplina se tomó, literalmente hablando, a nuestro equipo. Solo se ganaron cuatro partidos, el equipo recibió 28 goles y terminó en el último lugar de la tabla de posiciones. Ningún refuerzo funcionó. Daba tristeza ver los partidos, no había ni fútbol ni ganas ni liderazgo.

El equipo necesitaba un cambio de raiz si quería ser protagonista en los dos torneos que tendría en el segundo semestre. Salieron del equipo varios jugadores y Carlos Castro y sus ayudantes.

Para la segunda parte del año las cosas cambiaron. Llegó un nuevo cuerpo ténico comandado por Alberto Gamero y el grupo se reforzó con jugadores como Leonardo Burián, Héctor Acuña, Marco Pérez y Yulián Mejía.

En Liga Postobon II el equipo fue irregular, logró meterse en el cuadrangular semifinal, sin embargo fue eliminado rapidamente. Solo logró un punto en las tres primeras fechas del cuadrangular a pesar de haber empezado ganando los tres partidos. Terminó con cinco puntos en el último lugar del cuadrangular B.

La Copa Postobon fue lo que salvó el año para el Deportes Tolima. El conjunto de Gamero compartió grupo con el Deportes Quindío, Once Caldas, Atlético Huila, Fortaleza y Deportivo Pereira. El equipo cayó en la primera fecha ante Fortaleza pero después de eso consiguió seis victorias de manera consecutiva. El Vinotinto y Oro terminó la primera fase como líder de su grupo con 21 puntos. El equipo en verdad ganó 24 puntos pero gracias a uno de los ya recurrentes errores del señor Ricardo Salazar, los tres puntos de la Fecha 9 ante el Deportivo Pereira se perdieron en el escritorio.

En octavos de final se venció categoricamente al Deportivo Independiente Medellín. En cuartos de final el equipo de Gamero le ganó muy bien a Atlético Nacional, así el patético de Juan Carlos Osorio no haya aceptado la derrota. Las dos fases se superaron ante importantes rivales y haciendo unos partidazos en el Atanasio Girardot. Por primera vez el equipo llegaba a semifinal de este torneo.

La semifinal ante Patriotas fue durísima. Se logró sacar un empate en Tunja pero en Ibagué el técnico Harold Rivera planteó un buen partido que el Tolima finalmente supo ganar con goles de Palacios y Chará. El Vinotinto y Oro llegaba a la final ante Independiente Santa Fe y cerraba la serie en el Campín.

El partido de ida en Ibagué se ganó bien. Noguera abrió el marcador gracias a un penalti y terminando el partido el gran Yimmi Chará aumenteo la diferencias luego de un espectacular golazo. 2-0 y faltaba el partido en Bogotá sin Chará gracias al inexpicable capricho de Pekerman.

El partido del Campín fue realmente intenso y emocionante. Los dos equipos tuvieron muchas opciones de gol. Wilfrido de la Rosa se perdió al menos cuatro claritas. El partido lo ganó 2-1 Independiente Santa Fe pero el gol de Andrés Ibargüen nos daba el título. ¡Deportes Tolima campeón después de 11 años!

En el 2014 hubo avances en lo administrativo. Por fin se abrió la Tienda Vinotinto en Multicentro y hace poco pusieron un datáfono para poder pagar con tarjeta. Además le bajaron el precio a las camisetas. Me queda una duda sobre la tienda, ¿por qué no venden las boletas ahí? Las venden el punto de información de Multicentro, digo que las vendan en la Tienda Vinotinto ya que se tiene la opción de pagar con tarjeta.

Volvieron los abonos y la gente respondió bien. Todavía falta mucho, pero por algo se tiene que empezar. Hay que crear la cultura del fútbol en Ibagué. Si en el 2014 se vendieron 2.000 abonos pues vamos por 3.000 o 4.000 este años que viene. Señores del Deportes Tolima: la hinchada hay que crearla, no llega sola.

El encargado de las comunicaciones del club ha hecho una excelente labor desde que llegó al Deportes Tolima. Las redes sociales funcionan muy bien, los comunicados se envían de forma oportuna, la respuesta a las inquietudes de la prensa es muy buena. Desde hace rato veníamos pidiendo un jefe de prensa así en el Vinotinto y Oro. Tremendo acierto el de las directivas.

En cuanto a la página web, se ha actualizado su contenido, pero su diseño sigue siendo muy pobre.

Los 60 años del club se celebraron con un evento en el Club Campestre donde se reconoció a jugadores y personajes importes que pasaron por el equipo. La verdad esperaba algo más que le quedara a los hinchas, un video, un libro, no sé.

Como lunar en el tema administrativo queda el grave error cometido en la Fecha 9 de la Copa Postobon donde el equipo alineó a Didier Delgado, jugador que estaba sancionado. Nuevamente se perdieron tres puntos en el escritorio, lo mismo había pasado hace un año por un problema con la inscripción de Frank Lozano. Estos son descuidos del gerente Ricardo Salazar, hace lleva años demostrando su descuido y poco conocimiento del reglamento de los torneos.

Ahora si vamos al uno por uno de los jugadores del Deportes Tolima 2014:

Luis Estacio: Solo estuvo en el primer semestre. Pensé que le iba a ir mejor. Está ahora en el Unión Magdalena.

Leonardo Burián: Muy irregular. Inseguro cuando salió de los tres palos. Fue figura determinante en la final en Bogotá. No sigue en el equipo. Gracias y muchos éxitos para el uruguayo.

Janer Serpa: No jugó mucho. Se lesionó cuando le dieron la oportunidad en Copa Postobon.

William Arias: Es un buena alternativa para el arco. Solo jugó un partido en todo el año.

Félix Noguera: Jugó 42 partidos. Marcó tres goles. El samario cumplió con su tarea en su cuarta temporada con el Deportes Tolima. Son contaditos los laterales izquierdos mejores que Noguera en Colombia. Salió para el Atlético Junior.

Dávinson Monsalve: El mejor de nuestra defensa. Será figura el día que le baje al chupo.

Julián Quiñones: Hace bien la difícil pero la embarra en las fáciles. En general balance positivo para este defensor.

John Valencia: Fue muy importante en la Copa Postobon. Las lesiones le quitaron continuidad.

Didier Delgado: Muy bueno lo de este jugador. Se ganó el puesto con buen fútbol. A veces sale mucho y se olvida de la marca. Tiene todo para romperla en el 2015.

Henry Obando: Sus salidas por derecha son importantes. Es una buena alternativa. Sigue en el equipo.

Fredy Machado: Fracaso del primer semestre. Jugó seis partidos.

Breyner Bonilla: Le da carácter a la defensa Pijao. Es limitado técnicamente Bonilla. Marcó cuatro goles en su tercera temporada con el Deportes Tolima.

Danovis Banguero: También fue de los que más jugó en el año. Es muy irregular. Puede jugar en diferentes posiciones. Marcó cinco goles.

Wilmar Barrios: De lo mejor del 2014, lejos. Quita el balón, entrega bien, inicia las jugadas, no descuida la marca. Es una de las joyas del Deportes Tolima. Su incidente de indisciplina parece que fue un caso aislado. El 2015 tiene que ser su año.

David Silva: Tremendo jugador de fútbol y mejor persona. Jugó bien todos los años que estuvo en el Vinotinto y Oro e hizo lo que muchos no pudieron: salir campeón. Una lástima que se vaya a Millonarios, me hubiera gustado verlo en el exterior. Siempre será bienvenido en Ibagué. Ojalá llegaran más tipos como Silva.

Nicolás Palacios: Le fue mejor en el segundo semestre. Se volvió muy importante en el mediocampo tolimense. Fue uno de los protagonistas del sonado escándalo en Manaos.

Juan Alejandro Mahecha: Excelente Mahecha. Quita bien el balón y además tiene un gran sacrificio. Juega en diferentes posiciones. De las buenas contrataciones de este año.

Jhon Hurtado: Parece que le ha bajado a la rumba. Es sólido en el mediocampo y hace su trabajo en silencio. A pesar de ser un volane de marca que entra fuerte, nunca fue expulsado en el año. Bien Hurtado.

Robinson Aponzá: Este señor tuvo serios problemas de indisciplina. Se negó a jugar un partido oficial. Marcó siete goles y espero su pronta salida del equipo.

Gustavo Cañizales: Importante en la obtención del título del Campeonato Postobon sub20. Incluso lo convocaron una selección Colombia juvenil, sin embargo, fue más conocido por sus escándalos fuera de las canchas. Fue despedido del club y andaba probándose en Argentina.

Yulián Mejía: Estaba llamado a ser la figura y líder del equipo en el segundo semestre. Es talentoso pero juega cuando se le da la gana. Es como si no le corriera sangre por las venas. De las grandes decepciones del año.

Yimmi Chará: Una locura lo de Chará. El mejor del año. Además de fútbol y goles, le aporta profesionalismo y humildad al equipo. Mejoró aún más su nivel después del inesperado llamado al seleccionado colombiano. Jugó 46 partidos y marcó 16 goles. Muchos éxitos para Chará en Monterrey. ¡Gracias Yimmi!

Andrés Felipe Ibargüen: Otro de los buenos jugadores que nos deja el 2014. Encara, engancha, remata al arco. Sabe tanto con el balón que a veces se vuelve individualista. Inolvidable su gol en el Campín. Otro de los protagonistas del Royal Rumble en Manaos. Va a ser la figura del equipo el próximo año, aunque tiene que bajarle al chupo.

Yesus Cabrera: Solo estuvo en el primer semestre. Esperaba mucho más de este jugador. Volvió al Real Cartagena.

Jhony Cano: Otro fracaso del primer semestre. Jugó cuatro partidos. Esta en el Atlético Huila.

César Amaya: Llegó del Deportivo Cali. Las lesiones no dejaron jugar mucho al vallenato. Marcó dos goles.

Óscar Villareal: Como asi todos los refuerzos del primer semestre: un fracaso. Está en el Unión Magdalena.

Isaac Arias: Había marcado 20 goles con el Valledupar en el 2013. Llegó para recuperarse después de una cirugía y se volvió a lesionar. No debutó.

Charles Monsalvo: Hace más fiestas que goles. Lleva tres años de rumba en Ibagué y parece que al Deportes Tolima no le importa. Monsalvo siempre está en una de tres situaciones: borracho, lesionado o en fuera de lugar. Juega un partido y se lesiona cuatro. Tuvo problemas con sus vecinos y con la prensa deportiva. Es un tipo irresponsable y grosero. Un terrible elemento para el grupo de jugadores. Me da tristeza que se ponga la camiseta del Deportes Tolima y peor aún, que los directivos no hagan nada. ¿Para cuándo su salida de Ibagué?

Héctor Acuña: Corre todos los balones el uruguayo. No mide más de 1.65m pero le gana a todos los centrales en los saltos. Le falta puntería. Marcó siete goles.

Wilfrido de la Rosa: Goleador del Deportes Tolima en la Copa Postobon 2014 y jugador determinante en el título de la categoría sub20. Afina su puntería y se vuelve figura del equipo. Es joven y tiene mucho fútbol para dar.

Darwin López: Solo estuvo en el primer semestre y pasó a préstamo al Expresso Rojo. No jugó mucho pero es un buen delantero.

Marco Pérez: Otro al que parece que no le corriera sangre por las venas. No sé cómo llegó a jugar en el fútbol de España y Argentina. Fue otro de los de la pelea en Manaos. Con el Tolima tuvo dos o tres jugadas buenas y ya. Marco solo marcó cinco goles en los seis meses que estuvo.

El 2014 nos deja a un equipo campeón y clasificado a un torneo internacional. Nos deja a un técnico que sale a buscar los partidos en cualquier cancha. Este año que termina nos deja a jugadores que prometen ser figuras en el 2015 como Andrés Ibargüen, Wilmar Barrios y Didier Delgado. Este año nos deja a un equipo que recuperó la confianza y que afronta los partidos sin miedo.

Lastimosamente también nos deja algunos jugadores indisciplinados y que nada le aportan al grupo como el señor Monsalvo. El 2014 nos deja a una hinchada que si bien respondió al final del año, todavía tiene mucho apoyo que darle al equipo.

Se confirmó la salida de cuatro jugadores titulares y fundamentales para la estructura del equipo: Burián, Noguera, Silva y Chará. Hasta el momento los refuerzos son Avimiled Rivas, Jonathan Estrada y Robin Ramírez. Me parece que hace falta además de un arquero, un defensor central, un marcador de punta por izquierda, un volante de armado y dos delanteros goleadores.

A ustedes gracias por leer este resumen, esperamos volver en la Furia este año que ya empieza. Muchos éxitos en el 2015 y ¡Vamos Tolima!

totetolima

tote@furiapijao.com

Twitter: @totetolima

Carta abierta para los hinchas del Deportes Tolima

 

Mi nombre es Juan Pablo Schwitzer Varela, ibaguereño de nacimiento, hincha del Club Deportes Tolima por elección. De hecho desde que tengo memoria, pero más que hincha me declaro un enfermo por el equipo Pijao. Mi corazón suele latir mas fuerte cada vez que lo veo jugar en el Manuel Murillo Toro y ni se mencione lo que siento cuando un jugador con la Vintotinto y Oro puesta marca un gol.

Por fortuna tengo un papá apasionado por el fútbol que me enseñó la maravillosa costumbre de acompañar siempre al equipo, estuviéramos primeros o últimos en la tabla de posiciones, estuviera lloviendo o haciendo mucho calor, sin importar que las condiciones de nuestro estadio no sean las mejores, siempre estuve, estoy y de seguro estaré apoyando al amor mas grande de mi vida.

Esta historia de amor entre el Tolima y yo ya es de largos años, ya tenemos varios capítulos, gracias a Dios y a mi padre nuevamente, pude vivir la mejor experiencia de mi vida, la primera y única estrella de nuestro amado equipo tolimense. Pude vivirla tanto en Ibagué en el Coloso de la 37, como en el Pascual Guerrero de Cali, algo que siempre estará en mi memoria. Viví momentos felices y amargos. Felices como tener el placer de ver a Elson Becerra, a Jhon Charria, a jugadores que daban la vida por esta camiseta en el campo como yo la doy todos los domingos desde la tribuna occidental. Por supuesto que los momentos malos también los recuerdo, los subcampeonatos contra Cúcuta y Once Caldas, las siempre dolorosas eliminaciones en la fases finales de los torneos colombianos, aquella injusta eliminación ante Independiente de Avellaneda para pasar a semifinales de la Copa Sudamericana, en fin son bastantes. Pero soy un convencido de que para ser hincha de este club hay que tener un corazón no solo grande sino uno que aguante y mucho. Ser hincha del Deportes Tolima es sinónimo de sufrimiento, pero estoy feliz de la decisión que tomé muy pequeño de enamorarme de esta camiseta.

Hoy en día el presente del club es fantástico, veniamos de dos muy malas temporadas, donde no teníamos rumbo y nos pasamos en las ultimas posiciones de las tablas de posiciones, pero todo cambió desde finales del semestre pasado y creo que eso se ha visto reflejado en la actualidad de nuestro equipo Pijao. Para los que no están muy enterados la Corporación Club Deportes Tolima con Gabriel Camargo al frente de la institución es actualmente campeona de las categorias Sub20 y Sub23 del futbol colombiano, además es parcialmente líder en la categoría Sub19 y líder en la Copa Postobón, pero no todo acaba ahí, somos lideres de la Liga Postobón y este sábado a partir de las 5:30 de la tarde nos enfrentamos a Atlético Nacional, actual campeón. Realmente estoy cansado de ver a las mismas 4.000 personas en el estadio, es hora de responder, de vivir una fiesta del fútbol en Ibagué, es hora de crear una cultura futbolera, es hora de poner de nuestra parte para que el 18 de diciembre cuando nuestra institución cumpla 60 años de vida podamos estar tatuando la segunda y anhelada estrella en la camiseta Vinotinto y Oro.

Esta es una invitación para todo el pueblo ibaguereño y tolimense, para que asistamos al estadio no solo el sábado, sino toda la temporada, para que hagamos honor a lo nuestro, que sintamos orgullo de ver a los 11 jugadores que salen al campo de juego de representar esta camiseta, esta institución, este departamento. Que se viva una fiesta en el Murillo Toro, que obtengamos el sábado los tres puntos y si no es así no te preocupes amor de mi vida que el próximo domingo estaré como siempre para alentarte.

De un simple enfermo del Deportes Tolima para todo el pueblo tolimense.

Juan Pablo Schwitzer.

@Jpstolima

Victoria que ilusiona

Copa Postobon 2014

Copa Postobon 2014

 

Nuestro Deportes Tolima jugó su primer partido como local en la temporada, lo hizo frente a Once Caldas por la tercera fecha de la Copa Postobon. El Vinotinto y Oro derrotó al equipo de Manizales por tres tantos contra 0, en donde se vieron nuevas caras como Juan Alejandro Mahecha, Ibargüen, Yulián Mejía y Marco Pérez que llegaron como refuerzos. Por otra parte, se consolida una base en el equipo con una mezcla de experiencia y juventud aportada por varios juveniles sub 20 que están a las ordenes del profesor Alberto Gamero, es el caso de Delgado, Palacios, Barrios y De La Rosa.

El Vinotinto y Oro formó con Janer Serpa en el arco; Delgado, Quiñones, Monsalve, Noguera; Palacios, Mahecha; Chara, Silva, Mejía; Marco Pérez. El sistema táctico utilizado por nuestro técnico, el samario Gamero fue de 4-2-3-1 con dos volantes de marca definidos como Palacios (sub 20) y Mahecha y una línea creativa de 3 jugadores con Mejía, Chara y David Silva quien se ve beneficiado con este sistema, pues tiene la libertad necesaria y menos responsabilidad en marca para hacerse dueño de la ofensiva Pijao. Yimmi Chara, por otro lado, fue capitán de campo.

Dos de los tres goles de nuestro equipo del alma llegaron por la vía de la pelota parada, aspecto que será clave durante todo el campeonato si aspiramos a grandes cosas. El primer tanto fue de la zaguero central Dávison Monsalve, quien se muestra recuperado de la lesión que lo aquejo el semestre anterior y en gran forma física. El segundo por otro lado llego por parte del juvenil Palacios quien sorprendió a propios y extraños por su despliegue en el campo de juego, por su capacidad de recuperar balón y entregar bien a un compañero. Finalmente el último gol llegó por parte de otro juvenil sub 20, hablo de Wilfrido De La Rosa quien muestra picardía en el frente de ataque, sin dejar de mencionar su rapidez tanto física como mental para terminar jugadas de gol.

Ganó bien el Deportes Tolima, con autoridad frente a un rival que nunca supo incomodarlo. Hay mucho por corregir pero es un gran comienzo para un equipo que viene de dos temporadas muy malas y que es hora de levantar cabeza y volver a ser el gran Deportes Tolima temido en todo el rentado nacional.

Ahora podemos hablar de lo que nos dejó el partido. La zaga de centrales se mostró solida tanto en el juego aéreo como con la pelota en la salida. Es clave para el equipo que tanto Quiñones como Monsalve estén en buena forma física y metidos de lleno en el juego. El sub 20 Delgado como ya lo había mostrado el semestre pasado tiene buenas condiciones, cierra bien su banda, es difícil pasarlo, eso si, debe mejorar cuando pasa al ataque para de esta manera convertirse en una nueva alternativa en la ofensiva del equipo. Ahora entramos en tal vez uno de los constantes fallos que no solo se vieron en el partido frente a Once Caldas sino también a lo largo del último año, hablamos de la banda izquierda, donde actúa nuestro lateral Félix Noguera. El samario anda muy bajo de nivel, no aporta en ataque y en defensa es el punto débil, las únicas llegadas del conjunto de Manizales fueron por su costado. Le cuesta a Noguera en el mano a mano, en el juego aéreo y no se ha visto seguro con la pelota, esperamos desde la Furia que levante nivel y que demuestre por qué viste la camisa gloriosa del Vinotinto y Oro.

Llegamos ahora a analizar la mitad del campo y nos encontramos con una primera línea de volantes que sorprendió, una dupla que se complementa con la rudeza, coraje, juventud y rapidez. Buena pareja la que hacen Palacios y Mahecha. Juan Alejandro es siempre el primer pase a la segunda línea de volantes, que son los creadores de juego, aspecto clave, ya que David Silva no tiene que retroceder tanto para encontrarse con la esférica. De esta segunda línea que componen Mejía, Chará y Silva no solo destacamos el talento para crear jugadas de gol, sino también su capacidad para ejercer una presión alta que nos permite recuperar la pelota rápido y en campo contrarió. Chará y Mejía taponan la salida de los laterales mientras que Silva retrocede unos metros para colaborar en la mitad con Palacios y Mahecha.

Posteriormente llegamos a Marco Pérez que se mueve contantemente en el frente de ataque, es un jugador con mucha potencia y con una fuerte pegada, esperamos goles y buen comportamiento de su parte. Para finalizar analizaremos la buena inclusión de dos de los tres cambios, Ibargüen que llegó procedente de Bogotá FC mostró ganas, buenas habilidades técnicas y lo mas importante que puede cumplir varias funciones en el campo de juego, mientras que Wilfrido De La Rosa otro juvenil ya lo hemos tratado el torneo anterior y ha demostrado que tiene mucho que aportarte al equipo.

Reitero que hay mucho por mejorar, pero es alentador contar con un técnico como Gamero que transmite un mensaje claro a los jugadores, que es trabajador y que esperamos ponga juicio en el camerino. Los refuerzos ilusionan y creo que pueden aportarte al mucho al equipo, tenemos con qué hacer una buena campaña como las que estamos acostumbrados en Ibagué. Debemos todos tirar para el mismo lado, tanto la dirigencia, el cuerpo técnico, los jugadores y la hinchada. Empieza una nueva temporada, una nueva ilusión, una ilusión en forma de estrella, vamos Vinotinto de mi alma, vamos Deportes Tolima.

Foto: copapostobon.com.co

Juan Pablo Schwitzer Varela

@Jpstolima